0
75

El color amarillo del semáforo epidemiológico federal debe leerse igual que el semáforo vial y significa detenerse por precaución para evitar poner en riesgo la vida, aseguró Enrique Clausen Iberri al advertir que estar en esta clasificación no debe ser motivo para relajarse frente al Covid-19.

El secretario de Salud señaló que en la actualidad, existe un enorme riesgo por la pandemia, es por eso que se tiene un semáforo de alerta, por lo cual mientras haya un semáforo querrá decir que hay riesgo, y dejará de haber riesgo cuando ya no haya un semáforo.

“Ninguno de los colores del semáforo de alerta indica un escenario de nulo riesgo, repito, ningún color del semáforo indica un escenario de nulo riesgo, y lo vuelvo a repetir, ningún color del semáforo indica un escenario de nulo riesgo”, aseveró.

Clausen Iberri explicó que el color rojo indica un escenario de máxima gravedad que requiere medidas extremas, naranja quiere decir un escenario de alta gravedad, que requiere limitar las actividades que impliquen contacto social, amarillo representa un escenario que sigue siendo grave y por lo mismo requiere seguir tomando medidas de distanciamiento social, seguir restringiendo actividades de riesgo, mientras que el verde muestra un escenario de riesgo moderado pero presente y requiere seguir tomando precauciones.

“No hay ningún escenario de nulo riesgo, porque cuando ese escenario se dé, será cuando haya una vacuna y ésta sea aplicada a la mayor parte de la población, dicho de otra forma: el escenario de nulo riesgo sólo se dará hasta que se acabe con la pandemia; si la analogía del semáforo Covid la comparamos contra el semáforo vial, podemos ver que el color amarillo significa precaución, no significa pásale rápido, significa detente porque hay riesgo”, señaló.

El secretario de Salud llamó a la población a comportarse y cuidarse como si el semáforo estuviera en rojo, ya que el Covid sigue al acecho, esperando el menor descuido para contagiar y lastimar a las familias.