0
71

Durante el transcurso de los meses de la pandemia por COVID-19 se ha venido conociendo el virus y entendiendo poco a poco su comportamiento, informó Alberto Monteverde Maldonado,

El alergólogo estuvo invitado en el Programa “Hablemos de Salud” que se transmite a través de Facebook Live de la Secretaría de Salud, donde señaló que los Centros Centinela y Anticipa han ayudado a prevenir que los pacientes con COVID-19 se agraven.

“La idea es ganarle al virus para que no genere el proceso inflamatorio y es lo que hace el programa Anticipa, pues está diseñado para la fase 1 y darle seguimiento para cuando pase la fase 2 que es la fase inflamatoria”, explicó.

Si das tratamiento en la fase de replicación viral, dijo, será muy oportuno, para eso son los Centros Centinela y Programa Anticipa de tal manera que la fase inflamatoria ya no será tan severa.

En cuanto a las secuelas por este virus, detalló que están apareciendo nuevas que no se conocían al inicio de la pandemia, como el Neurocovid, el cual afecta el sistema nervioso central al inflamar los vasos sanguíneos y ocasiona dolor de cabeza y de cuerpo, pérdida de la memoria, convulsiones, entre otros.

Otra secuela puede resultar del uso de medicamentos para este proceso inflamatorio severo como la cortisona que a su vez pueden producir algunos síntomas como depresión, ansiedad, a veces estados de psicosis, resaltó el médico.

“A los jóvenes les diría que no se confíen, si bien es cierto a la mayoría de ellos les va a ir bien, hay algunos que sí van a desarrollar un proceso inflamatorio, además aunque no presenten síntomas, ellos pueden diseminar el virus a sus familiares”, manifestó Monteverde Maldonado.

Agregó que afortunadamente el COVID-19 no es una enfermedad pediátrica, “puede darle a los niños pero normalmente les da leve y en dos días ya se recuperan, aunque los padres no deben confiarse y deben monitorearse cuidadosamente”.

El médico indicó que se puede hacer todo con cuidado, teniendo sentido común y aplicando siempre las medidas de protección como lavarse frecuentemente las manos, usar cubrebocas y mantener la sana distancia.