A través de Coepra, brinda el apoyo necesario dentro o fuera de la ciudad

0
55

Durante los últimos días han ocurrido accidentes automovilísticos con consecuencias fatales, por lo que es necesario que la población salga solo a lo esencial y transiten con precaución, exhortó Enrique Clausen Iberri.

El secretario de Salud detalló que el semáforo epidemiológico para Sonora cambió a fin de contribuir a la activación económica, sin embargo, aún es necesario mantenerse en casa, en la medida de lo posible.

Señaló que sumado a las campañas permanentes de Quédate en Casa, la Secretaría de Salud, a través del Consejo Estatal para la Prevención de Accidentes (Coepra), brinda el apoyo según sea la necesidad dentro o fuera de la ciudad, así como en carreteras, las 24 horas del día, atendiendo los servicios que se derivan de las llamadas el 9-1-1, que es el enlace principal con la ciudadanía en caso de algún percance vial.

“Con gran tristeza lamento las pérdidas humanas, por sus familias, donde la vida de todos los involucrados no volverá a ser la misma, por eso, reitero la importancia de continuar con la estrategia de Quédate en Casa”, declaró.

Por su parte, Adriana Rivera Díaz, responsable estatal del Programa de Educación para la Seguridad Vial de Coepra, explicó que según el INEGI, durante 2019 en México los jóvenes de 15 a 29 años representaron el mayor porcentaje de defunciones por accidentes viales (32.2%), seguidos por el grupo de 30 a 44 años (25.5%).

Indicó que motociclistas, ciclistas y peatones son los más vulnerables ante un accidente de tránsito, por lo que es indispensable que durante su traslado de un lugar a otro lo hagan con todas las precuaciones necesarias.

La causa principal de las lesiones en los accidentes de tránsito, dijo, siguen siendo los comportamientos de riesgo como: conducir bajo la influencia del alcohol, no usar cinturón de seguridad, no utilizar los dispositivos de retención infantil, conducir a exceso de velocidad o no usar casco en el caso de motociclistas o ciclistas, por lo que hizo un llamado a extremar precauciones, cuidar la vida propia y la de las otras personas; pero, sobre todo, quedarse en casa si no tienen una actividad esencial qué realizar fuera de ella.