“El diablo a todas horas” (Reseña sin spoilers)

0
40

‘‘Algunas personas solo nacieron para ser enterrados.’’
Lee Bodecker.

El pasado 16 de septiembre se estrenó en Netflix ‘‘The Devil All the Time’’ (El diablo a todas horas), una película dirigida por Antonio Campos basada en el libro homónimo escrito por Donald Ray Pollock y publicado en 2011.

  • ¿De qué trata?

La cinta nos cuenta el violento y sombrío camino que lleva a los habitantes de dos pequeños pueblos de Estados Unidos a relacionarse de maneras sórdidas y que al principio parecieran ser inofensivas. Los acontecimientos que toman lugar en Knockemstiff, Ohio son un ciclo de violencia contado a lo largo de dos décadas que se ve completado por el fanatismo enfermizo de los personajes relacionados con la fe y la redención. Un viaje que lleva al espectador a contemplar los deseos mas oscuros del corazón.

‘‘La Biblia está llena de hombres y mujeres buenos que sufren delirios.’’
Pastor Teagardin.

  • Lo bueno
  1. El cast

La película esta ensamblada con un increíble reparto. Tom Holland, Bill Skarsgård, Robert Pattinson, Sebastian Stan, Mia Wasikowska y Jason Clarke, por mencionar algunos, son los encargados de llevar la trama y lo hacen perfectamente, al menos la mayoría. Holland, Skarsgård, Pattinson y Eliza Scanlen hacen un excelente trabajo en mostrar el mejor y en algunos casos el peor lado de sus personajes mediante una gran actuación que expone todos el fanatismo y desolación de sus personajes.

Debo mencionar que, aunque fue difícil ver a nuestro Spiderman maldiciendo y repartiendo golpizas, adentrándote más y más en el filme se te olvida y podemos ver a Holland dando una gran actuación.

La película cuenta también con algunos raros acentos sureños, en especial el del pastor Teagardin interpretado por Pattinson que fue el único que lo desarrollo por su parte, a diferencia del resto del cast que recibió asesoría.

  1. La narrativa

Antonio Campos logra desarrollar la historia sin irse por lo espectacular sino por lo perturbador de las escenas de una manera lenta sin que esto resulte en un largometraje aburrido y que gracias a los eventos bestiales que se desenvuelven en la pantalla te mantienen atento. Además, cuenta con la narración de Donald Ray Pollock que le da un toque de cuento de una manera seria y muy adecuada.

  • Apartado técnico

Por último, Lol Crowley logra una fotografía fría con un toque sepia y granito que aportan al estilo y retratan muy bien los años en los que se lleva a cabo la historia

  • Lo malo
  1. Es absurda

Tal vez la trama avance de una manera fluida, pero se ve interrumpida por lo absurdo y por los forzados caminos que obligan a los personajes a conectarse. Por momentos se aleja de lo supuestamente real que es para llegar a ser irreal y los actos terminan por sentirse forzados y a veces predecibles. Evento tras evento acumulado se siente como coincidencias poco creíbles y que sabes como terminaran debido a la impuesta conexión que todos los involucrados deben tener.

La cinta cae en su propia crítica al fanatismo y se convierte en fanático de mostrarnos actos repetitivos pesimistas de más. A pesar de que El diablo a todas horas nos muestra la condición más pobre y perversa del alma falla en mostrarlo ya que esta más arraigado a la ficción que a la realidad.

Calificación: 6/10