Ella requirió adaptarse a la nueva rutina junto a sus compañeros

0
53

El personal médico y de enfermería del Hospital de la Mujer (Himes) enfrentó con ánimo y entrega recibir pacientes de todo tipo referidos del Hospital General del Estado, (HGE) por la contingencia de COVID-19, detalló Alejandra González García.

La enfermera explicó que lo más difícil de este cambio fue atender padecimientos que habitualmente no se ven en ginecología y obstetricia, pero que todos se readaptaron con la mejor actitud de atender a quien lo necesite.

“Nosotros no atendemos a pacientes con diferentes patologías, pero todos nosotros trabajamos en equipo para sacar lo mejor y como personal de salud aprendimos bastante”, resaltó.

Sobre esta experiencia, dijo, aprendió de la capacidad que tienen para adaptarse los seres humanos ante cualquier contingencia y cómo pudieron reforzar la unidad tanto en el trabajo, como en la comunidad.

“Mi rutina de trabajo cambió en el sentido de reorganizarnos entre todo el personal, poder trabajar con las habilidades que tenía cada uno e identificar quienes eran mejores en ciertas áreas, y en lo personal cambió bastante, creo que aún en el aislamiento desde hace días, el aislamiento social nos causó mucho temor y miedo y tuve que restringir más actividades diarias”, destacó González García.

La enfermera envió un mensaje a la población para que se sigan protegiendo y que traten de no salir a lugares cerrados, que minimicen sus salidas, «como personal de salud sufrimos el doble de estrés en el trabajo y todavía en la vida personal», puntualizó.

Ante la contingencia nos unimos más en el trabajo: enfermera HIMES

  • Ella requirió adaptarse a la nueva rutina junto a sus compañeros

Hermosillo, Sonora; septiembre 18 de 2020. El personal médico y de enfermería del Hospital de la Mujer (Himes) enfrentó con ánimo y entrega recibir pacientes de todo tipo referidos del Hospital General del Estado, (HGE) por la contingencia de COVID-19, detalló Alejandra González García.

La enfermera explicó que lo más difícil de este cambio fue atender padecimientos que habitualmente no se ven en ginecología y obstetricia, pero que todos se readaptaron con la mejor actitud de atender a quien lo necesite.

“Nosotros no atendemos a pacientes con diferentes patologías, pero todos nosotros trabajamos en equipo para sacar lo mejor y como personal de salud aprendimos bastante”, resaltó.

Sobre esta experiencia, dijo, aprendió de la capacidad que tienen para adaptarse los seres humanos ante cualquier contingencia y cómo pudieron reforzar la unidad tanto en el trabajo, como en la comunidad.

“Mi rutina de trabajo cambió en el sentido de reorganizarnos entre todo el personal, poder trabajar con las habilidades que tenía cada uno e identificar quienes eran mejores en ciertas áreas, y en lo personal cambió bastante, creo que aún en el aislamiento desde hace días, el aislamiento social nos causó mucho temor y miedo y tuve que restringir más actividades diarias”, destacó González García.

La enfermera envió un mensaje a la población para que se sigan protegiendo y que traten de no salir a lugares cerrados, que minimicen sus salidas, «como personal de salud sufrimos el doble de estrés en el trabajo y todavía en la vida personal», puntualizó.