Le cambian promesas por una nueva realidad “Gabriel”.

0
265
Recibe apoyo tras atender una solicitud ciudadana presentada a la Alcaldesa Célida López Cárdenas.
Hermosillo, Sonora. Octubre 17 de 2018.- “Gabriel” es un caso como cientos de los que hay en nuestra ciudad. Desde hace dos años vive en las calles del Centro pidiendo limosna para poder sobrevivir.
Duerme en las aceras, callejones o algún lugar donde pueda pasar la noche con tranquilidad para volver a salir al día siguiente y buscar el pan de cada día.
Lleva varios meses frente a la entrada Norponiente del Mercado Municipal, con sus letreros y su silla de ruedas, además de sus pertenencias entre las que se encuentran una andadera con la que puede impulsarse y avanzar.
Ayer su día fue diferente, alrededor de las 13:00 horas recibió la visita de la doctora María Isabel Batríz López, titular de la Dirección de Prevención del Delito en Hermosillo.
Ella y su equipo fueron comisionados por la misma presidenta municipal para atender a esta persona, ya que vecinos del lugar y del grupo de locatarios del Centro mostraron su preocupación por la situación de vulnerabilidad extrema en la que vive.
Batríz López y su equipo de trabajo dialogaron por varios minutos con “Gabriel”, quien les manifestó que lo único que ha recibido son promesas de cambios en su vida, pero todos han quedado en eso, promesas.
Ayer martes no hubo promesas, sino una propuesta. La funcionaria le pidió que aceptara la ayuda que le brindaban las autoridades municipales.
Lo convenció de confiar y cambiar de inmediato la forma de vida que hasta hoy está llevando.
“Gabriel” dudó, pero al final aceptó. Entre varios agentes de la Policía de Hermosillo y personal de Prevención del Delito lo subieron con todo y silla de ruedas a una unidad patrulla, la cual lo trasladó desde el Mercado Municipal al Ciad de Cananea número 5 A.C., que se encuentra ubicado en la colonia Los Ángeles.
La doctora Batríz se contactó y se puso de acuerdo con el encargado del centro de internación para que juntos pudieran brindarle a “Gabriel” una nueva oportunidad de vida.
Ahí encontrará las atenciones que necesita, donde un médico lo atendería de inmediato para tratar su problema de circulación en las piernas y las excoriaciones que tiene en el cuerpo hasta un equipo de trabajo dispuesto a ayudarlo a salir adelante.