Su vocación de servicio lo lleva a superar todo sacrificio para ayudar a quien lo necesite

0
46

Como una cuestión de vocación, define Julián Castillo Ovalles el cambiar los fines de semana por turnos de guardia, donde el trabajar en la atención de emergencias no significa sacrificios, sino una satisfacción profesional y personal.

El paramédico del Centro Regulador de Urgencias Médicas (CRUM) Sonora, cuenta con más de 15 años de trayectoria y resalta que lo más importante es salvaguardar la vida de quien se encuentre en situación de emergencia, atendiendo el llamado lo más rápido posible.

“Ser paramédico no es difícil porque nos gusta hacerlo, te rodeas de gente con el mismo propósito, mismas actitudes y se te hace fácil decir que irás mejor a una guardia en viernes por la noche que acudir a un baile, es más vocación”, compartió.

Mencionó que desde pequeño tenía claro que quería trabajar en la atención de emergencias ya sea como paramédico o bombero, esto a raíz de un programa de televisión que solía ver.

“Más que nada fue porque veía mucho un programa que se llamaba rescate 911 en la televisión. Siempre le dije a mi mamá que quería estar en una ambulancia o en una bombera”, señaló.

Desarrollarse como paramédico, dijo requiere de estabilidad emocional, pues muchas veces, la atención se da a niños, personas mayores o vulnerables, en situaciones que tocan el corazón de quien las vive.

Recordó que hace algún tiempo acudió al llamado de una emergencia donde un menor de aproximadamente 1 año de edad tuvo un paro cardiaco, el cual no sobrevivió aún con los esfuerzos y atención brindada.

“No olvido un servicio que fue para el norte de la ciudad, acudí al llamado con mi compañero, donde un niño de 1 año sufrió paro cardiaco, pero lamentablemente no sobrevivió, son situaciones que lo marcan a uno”, apuntó.

Castillo Ovalles hizo un llamado a la ciudadanía a que cedan el paso cuando vean una ambulancia en servicio, pues unos minutos puede ser la diferencia en la salud de la persona trasladada y también en ese sentido, utilizar responsablemente la línea de emergencias 911.

Por último, reconoció la labor que realizan sus compañeros del CRUM al estar disponibles a cualquier hora para brindar servicio y los invitó a seguir disfrutando de su trabajo y actualizarse constantemente.